Plantas tóxicas para gatos ¿Cuáles son?

plantas toxicas para gatos

Si has decidido convivir próximamente con un gato y tienes la casa llena de plantas, siento decirte que en muchas ocasiones esto no es totalmente compatible.  El gato en estado salvaje, ingiere hierba de forma instintiva para purgarse; esto sumado a la existencia de plantas de interior tóxicas para gatos, puede acarrear más de un problema de salud si desconoces cuáles son. 

No obstante, te gustará saber que al igual que existen plantas venenosas para gatos también hay plantas amigables o plantas petfriendly que no supondrán ningún peligro para tu gato si las ingiere de forma accidental.  Eso sí, es necesario aclarar en este punto que el hecho de que una planta no sea considerada tóxica, un consumo excesivo o dosis elevada de la misma sí puede dañar a nuestros peludos.

Pese a ceñirnos estrictamente a las plantas, debes prestar también especial cuidado con los ramos de flores que entran en tu hogar, puesto que pueden llamar la atención del gato y causarle algún tipo de daño por ingesta. 

A continuación encontrarás un listado ordenado alfabéticamente de las plantas de interior y exterior más comunes de uno y otro tipo. 

Plantas tóxicas para gatos

  • Adelfa o Nerium oleander.  Puede dañar el sistema cardiovascular del gato. 
  • Aloe Vera o sábila: pese a las propiedades curativas que tiene en humanos, para los animales del hogar puede resultar fatal.  Además de provocar una salivación excesiva, dificultad al tragar, diarreas, etc. puede provocar alteraciones en el color de la orina, tornándose más rojiza. 
  • Ave del Paraíso o Sterlitza Reginae: Sus coloridas flores pueden resultar muy atractivas a nuestro gato, no obstante su ingesta es altamente tóxica. Puede provocar vómito severo, náuseas y mareo generalizado en tu gato, principalmente provocado por las semillas de la planta. 
  • Begonia: Puede provocar irritación bucal y vómitos por ingesta. 
  • Dieffenbachia. Puede provocar irritación aguda en nariz y boca.  Si la intoxicación es muy aguda, el gato puede incluso dejar de comer. 
  • Esparraguera plumosa: sus flores se transforman en bayas no comestibles o tóxicas. 
  • Especias y plantas aromáticas: por lo general suelen ser tóxicas, así que si las tienes, mejor que sea en una zona donde el gato no pueda acceder de ningún modo.  Por poner algunos ejemplos, la menta suele tener un efecto laxante si el gato la consume en exceso; No obstante, algunas especias y plantas aromáticas se pueden considerar pet frienly, como por ejemplo el tomillo.
  • Ficus elastica: su savia es tóxica incluso para humanos, con lo que una ingesta accidental de una hoja desprendida, podría intoxicar a tu gato.
  • Flor de Pascua o euphorbiaceae pulcherrima: Esta planta que suele invadir nuestros hogares generalmente por Navidad, por el rojo intenso de sus hojas y sus propiedades decorativas, puede provocar irritación en boca y estómago a tu gato en caso de ingesta.  También tendrá efectos gastrointestinales y dérmicos.
  • Hiedra: Puede causar problemas dérmicos por roce y problemas gastrointestinales graves por ingesta, además de problemas cardiovasculares. 
  • Lirio o lilium. Muy común en ramos de flores. Pueden provocar una afección irreversible de la actividad renal, provocando un fallo renal agudo que no tiene porqué manifestarse hasta transcurridos unos días tras el contacto.
  • Marihuana: puede afectar al sistema nervioso del gato (pupilas dilatadas, dificultad de movimientos, etc) llegando a ocasionar en el gato un cuadro de somnolencia e hiperexcitabilidad.
  • Monstera Deliciosa o Costilla de Adán: La monstera es sumamente peligrosa; podría provocar una intoxicación muy grave e incluso la muerte del gato.  Sus efectos pueden resumirse en irritación bucal, exceso de salivación, dificultad al tragar, etc.  Si observas alguno de estos efectos en tu gato, lo responsable es retirar la monstera para evitar futuras intoxicaciones más graves. 
  • Palmera Sagú o cycas revoluta. Puede provocar vómito, diarrea, heces con sangre e incluso muerte por fallo hepático agudo. 
  • Poto, potus o epipremnum aureum: por su resistencia, es una planta de interior sumamente común y presente en múltiples hogares; sin embargo es peligrosa si tu gato la ingiere. Su efecto es principalmente irritante en boca y esófago, con lo que es altamente probable que tras su ingesta observes una salivación excesiva en tu gato e incluso llegue a vomitar.  Como siempre, su efecto será directamente proporcional a la cantidad ingerida. 
  • Tradescantia flumeninsis: pese a no considerarse una planta excesivamente venenosa para gatos, sí puede resultar tóxica a nivel dérmico. 
  • Tulipán: si ingiere su bulbo, puede mostrar molestias gastrointestinales, pese a no ser una planta tan peligrosa como otras de esta lista.

 Señales de intoxicación en gatos

Puede ocurrir que tu gato ingiera alguna de tus plantas en tu ausencia, con lo que difícilmente detectarás lo que ha ocurrido hasta que tengas oportunidad de examinar una a una todas tus plantas y deducir lo que ha podido pasar, qué cantidad puede haber ingerido, etc. 

Las señales de intoxicación en gatos más habituales son salivación excesiva, dificultad al tragar, vómitos, diarrea, mareo y descoordinación. 

No obstante, pueden existir otros efectos más difíciles de apreciar a simple vista (muestra de apatía, dermatitis, fiebre, etc) y también consecuencias mucho más graves e incluso fatales: fallos hepáticos agudos, fallos renales, etc. 

Es importante no confundir un vómito de purgado con un vómito por intoxicación y ello dependerá del tipo de planta que haya consumido y del resto de efectos que muestre. 

Generalmente una pequeña ingesta no tendrá graves consecuencias  y es posible que no muestre ningún efecto ni llegues a detectar qué ha ocurrido y por contra, un consumo excesivo es probable que acarree algún que otro quebradero de cabeza, incluso si ha consumido plantas amigables para gatos, puesto que los excesos no suelen ser buenos compañeros.

Debes saber que las señales de intoxicación descritas más arriba pueden deberse a otros múltiples orígenes que nada tengan que ver con las plantas.   Existen múltiples productos tóxicos en nuestros hogares (comida de consumo humano, productos de limpieza, cosméticos, etc.) y también múltiples patologías con iguales efectos en el gato.

Pasos a seguir si un gato ha ingerido una planta tóxica

Si sospechas que tu gato se ha intoxicado por ingestión indebida de alguna de las plantas de tu hogar, es imperativo que acudas cuanto antes a tu veterinario. Para ello, será importante que recopiles cuanta información puedas, puesto que será el mejor modo de ayudar.

La información básica que debes facilitar a tu veterinario es toda la referente a los efectos anormales que has observado en tu gato, la cantidad aproximada de planta consumida y de qué tipo de planta estamos hablando. 

Pasos a seguir si un gato ha ingerido una planta tóxica

Es altamente recomendable que sitúes la planta objeto de ingesta en una zona inaccesible al gato, puesto que podría volver a ingerirla en un futuro próximo.  En muchas ocasiones el gato no sabrá distinguir las plantas que no son tóxicas de las que sí lo son y es nuestra responsabilidad mantenerlo alejado de estas últimas.

Cómo evitar que mi gato se coma las plantas

Como comenté anteriormente, el gato tiene la necesidad inherente de purgarse regularmente.  Esta necesidad irá estrechamente vinculada al largo de su pelaje, a la estación del año y a otros factores, como si tiene o no acceso a zonas exteriores. 

Si deseas evitar en lo posible que tu gato se acerque a las plantas, un buen disuasorio es que le des acceso a macetas de hierba de alpiste o hierba de cebada específica para gatos.  Su consumo puede resultar más atractivo para el gato que cualquiera de tus otras plantas y se trata de productos específicos para ayudar a purgar al gato, con lo que tendrá sus necesidades cubiertas si le das esta opción. 

No obstante, esto no tiene porqué ser garantía suficiente. Por ello, es importante dedicar recursos y tiempo a potenciar su instinto cazador, tanto a nivel de juego como olfativo. Recuerda que cuanto más estimulante y divertida sea la vida de tu gato, menos caso prestará a tus macetas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados