¿Cómo limpiar un gato sin bañarlo?

Cómo limpiar un gato sin bañarlo

Los gatos son animales sumamente limpios y no necesitan ser bañados salvo que exista un motivo de peso para ello, generalmente de naturaleza veterinaria.   

Además, someterse a un baño les provocaría un estrés totalmente innecesario, con lo que es importante evaluar el objetivo de dicho baño y analizar si sus inconvenientes superan las ventajas o a la inversa. 

En aquellos casos en que sea imperativo bañarlos es básico utilizar productos específicos para gatos para no dañar ni su piel ni su pelaje. 

Higiene de un gato

El gato dedica gran parte de su día al acicalado, manteniendo de este modo un buen nivel de higiene general.  De hecho, si observas que tu gato deja de acicalarse, es probable que le ocurra algo anómalo y se recomienda comentarlo con su veterinario para descartar patologías. 

No obstante, puedes ayudarlo con esa higiene diaria mediante cepillados periódicos dependiendo de la longitud de su pelaje.  En gatos de pelo largo, se recomienda un cepillado diario para evitar que se formen nudos y/o se acumule suciedad que al gato no le dé tiempo a retirar. En gatos de pelo corto, un cepillado semanal será suficiente para eliminar pelo muerto, caspa e impurezas varias, además de que puede resultar muy placentero para el gato y estrechar el vínculo que mantienes con él. 

higiene de un gato

¿Qué es mejor, bañar o limpiar a un gato?

En gatos sanos siempre será mejor limpiar la zona concreta que se ha ensuciado o utilizar un champú en seco específico.  Además, es altamente probable que no llegues a tiempo por qué el gato haya eliminado esos restos de suciedad lamiendo la zona; por ello, si tu gato se ha manchado con algún producto cuya ingesta sea peligrosa, no debes dejarlo solo ni permitir que se acicale y debes retirar esa sustancia a la mayor brevedad. 

Por otra parte, los olores son sumamente importantes para los felinos. Cada gato tendrá un olor único y distintivo que le servirá de carta de presentación a otros gatos y animales del hogar, con lo que respetar su olor corporal es sumamente importante, incluso aunque no conviva con otros animales.

Eliminar ese olor total o parcialmente con un baño húmedo o seco, provocará un estrés en el gato totalmente prescindible. 

Es normal en estos casos que tras el baño el gato opte por acudir a su arenero y/o a alguna zona muy impregnada de su olor y se revuelque largo y tendido precisamente para recuperar el olor familiar que ha perdido con el baño. 

Ten en cuenta que un olor agradable para un humano puede distar de serlo también para un gato. 

¿Se puede bañar a un gato?

Si existen motivos de peso para ello (afecciones en la piel y/o pelaje, accidentes con productos químicos nocivos, etc) puedes bañar al gato utilizando un gel específico de venta en tiendas especializadas, además de los productos prescritos por tu veterinario.

En este caso es sumamente importante que tengas todo preparado antes de iniciar el procedimiento: un barreño no muy grande de agua templada, productos que debes aplicar, agua templada para el aclarado y una toalla suave para secarlo al finalizar o en su defecto papel absorbente. 

No utilices secador para el secado salvo que esté muy acostumbrado y no le asuste su sonido, puesto que podría estresarse muchísimo más. No lo sumerjas completamente en agua bajo ningún concepto.  Su cabeza debe permanecer en todo momento fuera del agua y posteriormente puedes limpiar su rostro con un paño suave humedecido.

 Limpiar a un gato, como debo hacerlo?

Cómo limpiar las orejas del gato

Puedes limpiar las orejas del gato con una gasa esterilizada o un disco de algodón humedecido con agua. Frota suavemente la zona interna visible de las orejas de tu gato. 

Si no es suficiente para dejar la zona limpia, puedes impregnar la gasa o algodón con unas gotas de aceite de coco, de modo que puedas arrastrar mejor los restos grasos de cerumen..

Cómo limpiar los dientes a un gato

Aunque existen productos específicos en varios formatos, raramente un gato se dejará cepillar los dientes con facilidad o de forma voluntaria.

No obstante, si sigue una alimentación saludable y recibe revisiones veterinarias periódicas, es muy poco probable que llegue a desarrollar problemas dentales serios. 

Para limpiezas superficiales puedes utilizar hierba gatera, que les servirá para limpiar su dentición además de purgarse y digerir mejor los alimentos.

En casos en que sea necesaria una limpieza más profunda, lo recomendable es que lo haga su veterinario con la técnica que considere más efectiva.

Cómo limpiar los ojos a un gato

Puedes retirar los restos de legaña seca con una gasa humedecida en agua o suero fisiológico

Si tu gato es de color claro y/o tiene continuamente manchado el lagrimal por cuestión de raza o morfología, la recomendación es utilizar gasas o algodones impregnados en un colirio específico para la higiene ocular del gato.

Si tu gato muestra legaña atípica, de color claro y aspecto mucoso y/o no puede abrir bien el ojo, es probable que se trate de una conjuntivitis que debas tratar con medicamentos específicos. 

Cómo limpiar la barbilla a un gato

Es común que por la composición de la comida que ingieren nuestros gatos y la forma de los comederos estándar que se utilizan, en la barbilla del gato se vayan acumulando restos grasos que ensucian y oscurecen un poco la zona. 

De nuevo, puedes limpiar su barbilla con una gasa, paño o algodón humedecido con una mezcla de agua y jabón neutro específico para gatos.  Para aclararlo, puedes volver a pasar otra gasa, paño o algodón, humedecido únicamente con agua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados